sábado, 21 de octubre de 2017

Qué hacer en vez de obligar a los niños pequeños a pedir disculpas

Buenos días ......

Os dejo este pequeño texto sobre la situación que se nos da en muchas ocasiones, cuando algunos de los pequeños hace algo que no debiera y "le obligamos" a pedir perdón o disculpas..... 

La verdad que es interesante... y a mí me ha pasado muchas veces: aquel niño/a que está constantemente pegando, o hace de forma continuada algo malo a un compañero y le decimos que pida perdón o disculpas.... y no es que esté mal, sino que quizás este incompleto y por ello es necesario que le planteemos la situación, dialoguemos con él, hacerle ver lo que ha hecho mal y como se siente su compañero/a, ponerle en la situación del otro... difícil que lo entienda... pero no por ello debemos dejar de hacerlo.....

Espero que sirva..... 

Resultado de imagen de niños perdon

Qué hacer en vez de obligar a los niños pequeños a pedir disculpas
Texto de Michelle Woo traducido y adaptado al español

Cuando recorría diferentes preescolares para mi hija, visité uno donde pude observar a los niños jugando en el patio. Mientras subía por la escalera en el tobogán, un niño accidentalmente pisó el dedo de una niña y ella comenzó a llorar. Lo que pasó después me dejó asombrada.
El niño, que tenía 3 años, se acercó a la niña, la miró a los ojos y le preguntó: "¿Estás bien? ¿Puedo traerte una toalla húmeda?" Ella se secó las lágrimas, negó con la cabeza y ambos volvieron a jugar.
Miré a la directora de preescolar, como diciendo, eh, ¿qué fue eso?
- No hacemos que los niños digan 'lo siento' - me explicó ella. La palabra no significa mucho sin una acción para ayudar a mejorar las cosas.

Fue muy diferente a lo que estaba acostumbrada a ver entre los padres, quienes tienden a forzar las disculpas de sus hijos por cada choque accidental, golpe, o derribo de una simple pieza de Lego. Por lo general, le dirigen una mirada dura al niño y le dicen: "Hey, ¿cómo se dice?". Entonces, cuando el niño murmura un "perdón" robótico, ¡todo está bien! ¡Modales! ¡Les estamos enseñando!

Pero ese comportamiento podría casi no tener sentido, escribe Heather Shumaker en su libro titulado "Está bien no compartir y otras reglas renegadas para criar niños competentes y compasivos". 

A los niños les encanta la palabra "lo siento", explica Shumaker, ya que mágicamente los libera del problema. "Es un poco como enseñar a los niños a ser conductores que atropellan y arrancan", dice. El problema con la solución del "lo siento", es que muchos niños pequeños, digamos en edad preescolar, no han alcanzado una etapa de desarrollo moral en la que realmente sean capaces de sentir arrepentimiento, por lo que los padres pierden una oportunidad clave para enseñar verdadera empatía.
Cada niño es diferentes - puedes tener un niño que madure antes - pero la mayoría de los niños simplemente carecen del desarrollo emocional y cognitivo para sentir remordimiento en etapa prescolar. El remordimiento requiere la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona y comprender completamente la causa y el efecto. Estas habilidades aún están surgiendo en niños pequeños. Esperar que digan "Lo siento" no les enseña nada más que una mala secuencia: patear, decir "Lo siento", seguir. En cambio, los padres pueden ayudar a los niños a desarrollar compasión moral al explicar que sus acciones tienen consecuencias, mostrándoles que pueden hacer algo para mejorar las cosas y modelando formas de usar la palabra "lo siento" de forma significativa.

Para los accidentes del día a día, Shumaker ofrece estos pasos:

- Traer al niño cerca: A veces, cuando los niños creen que están en peligro, huyen, explica Shumaker. Si esto sucede, puedes rodear al niño con un brazo y decir algo como "Necesitas volver aquí. Callie se lastimó. Incluso si no quisiste hacerlo, se lastimó y tienes que volver".

- Dígale al niño que causó el accidente lo que sucedió, y sea específico: Incluso cuando lo que sucedió parece obvio, es necesario aclararlo para un niño pequeño. Indique los hechos. "Tu carrito de compras pasó sobre su dedo del pie". "Tu mano golpeó la taza de agua derramándola sobre su pintura". "Estabas bailando y tu brazo le golpeó la cara".

- Describe lo que ves: Examinar los hechos ayuda a los niños a desarrollar empatía. Enfatice las consecuencias de sus acciones para el otro niño (o adulto) y sea específico: "Mira, está llorando. Hay un arañazo en su brazo. Le debe doler".

- Sea un modelo de empatía para el niño lastimado: Pregúntele al niño: "¿Estás bien?"

- Ayúdele a tomar acción: Mientras los niños pequeños no pueden entender completamente el remordimiento, son muy buenos para tomar acción. Pueden correr para agarrar un parche curita o una compresa de hielo, o ayudar a limpiar el desastre que hicieron. Ayúdalos a asumir la responsabilidad.

- Ser un ejemplo de alguien que se disculpa en su propia vida: Eventualmente, queremos que los niños aprendan a decir "lo siento". Pero en lugar de obligarlos a decirlo, es más efectivo que les demos el ejemplo, diciendo "lo siento" cuando nosotros nos equivocamos. Solo asegúrate de que tus propias disculpas sean sinceras. Eso significa, reconocer las consecuencias de tus acciones y tomar medidas para mejorar las cosas. Por ejemplo: "Lo siento, olvidé traer tu oso de peluche a la escuela y lo extrañaste durante la siesta. Lo estoy anotando en mi lista, así que lo recordaré la próxima vez".

Siguiendo estos consejos, pronto los niños dirán "lo siento" de forma espontánea, y lo dirán porque realmente lo sienten.



viernes, 20 de octubre de 2017

Puzzle y vocales

Buenas noches..... y tan noches....!!!!!

Os dejo por aquí lo último que le he hecho a Carla: un sencillo puzzle relacionado con las vocales. No es nada complicado, las imágenes las he cogido tal cual de internet, algo sencillo para que vaya aprendiendo y diferenciando las vocales. 

Un saludo a Todos.

(( la última foto es de esas "cosas raras" que hacen los niños en cualquier lugar, con cualeir papel, en este caso una servilleta, y un boli )) ARTE EN ESTADO PURO. 







domingo, 15 de octubre de 2017

No llenes su cuarto de juguetes, llena su memoria de recuerdos

Os animo a leer el siguiente artículo, no tiene desperdicio. 



No llenes su cuarto de juguetes, llena su memoria de recuerdos


Diversos estudios y experiencias han demostrado que los niños que crecen con limitantes durante su infancia son proclives a presentar determinados déficits a corto, mediano y largo plazo; es decir, secuelas que estarán presentes incluso en su vida adulta. Sin embargo, estos casos no solo se dan ante las carencias, sino frente a los excesos.
Las experiencias que dejó la crianza autoritaria, predominante hace algunos años, llevó a las nuevas generaciones de papás y educadores a buscar modelos mucho más democráticos, en los que, como adultos, damos a los niños un papel mucho más activo que se refleja en darles mayor oportunidad para la toma de decisiones, por ejemplo. Sin embargo, es muy fácil caer en un extremo nada recomendable.


Dentro de esta dinámica tratamos de compensar deficiencias en la crianza con regalos, buscando lo mejor para nuestro hijo y guiados por el anhelo de procurarle una infancia feliz, que generalmente relacionamos, en primer lugar, con el cumplimiento de sus deseos materiales: el juguete de moda, el gadget más moderno o el videojuego más anhelado.

Quizá sin darnos cuenta, y en el afán de brindarles herramientas para que adquieran habilidades para etapas futuras, sumergimos a los niños en un mundo de excesos, tanto de actividades como de juguetes y dispositivos que pueden llegar a limitar su espacio para la imaginación, la creatividad, la capacidad para resolver problemas, incluso para aprender a manejar la frustración y ser tolerantes.

Por otro lado, el exceso de información que los niños encuentran en internet, incluso les resta tiempo para analizar y procesar datos, al grado de llegar a limitar su capacidad de admiración al descubrir cosas nuevas, sin tomar en cuenta que la adicción a la red podría mermarles horas de sueño y descanso.

De ahí la importancia de que, como papás, no perdamos de vista nuestro papel en la educación de nuestros hijos, conscientes de que este tipo de excesos, lejos de prepararlos para la vida, podría significarles hasta cierto número de deficiencias en cuanto a habilidades socioemocionales.

¿Cómo evitar caer en extremos?

viernes, 13 de octubre de 2017

Mi maestro es....

Hoy comparto con vosotros algo curioso, simpático y hasta divertido: como me ven mis alumnos plasmado en un sencillo dibujo. 

No voy a entrar a analizar ningún dibujo, primero porque no sé y segundo porque no quiero llevarme sorpresas, pero es curioso como realizando el dibujo todos en el mismo momento, cada uno lo expresa de diversa manera. 

Aquí os los dejo. 


 
 
 



domingo, 8 de octubre de 2017

El Lobo hace huelga

Hacía mucho tiempo que no ponía ninguna entrada relacionada con los cuentos, así que hoy os ponga está, me aventuro un poco porque no he visto el cuento, pero al verlo por internet y ver el argumento me ha llamado la atención, hasta el punto que seguro que algún día aparecerá por casa: 

EL LOBO HACE HUELGA. 

Así es, nuestro temido LOBO ha decidido hacer huelga. ¿¿Porqué siempre él es el malo?? Se me vienen a la idea tantos cosas que hacer con este cuento......





Os dejo el argumento. Seguro que la historia no tiene desperdicio. 

Algo extraño ocurre en el mundo de los cuentos de hadas: ¡el lobo ha desaparecido de todos los cuentos! ¿Qué está pasando? Los tres cerditos, la Caperucita Roja y la cabra del señor Seguin convocan una asamblea para buscar una solución. El lobo ha decidido hacer huelga porque está cansado de ser siempre el malo. Todos los personajes de los cuentos tratan de convencerlo para que vuelva: ¡los cuentos lo necesitan para que sus historias tengan sentido y, sobre todo, a los niños les encanta tenerle miedo!.

Editorial : Juventud

sábado, 7 de octubre de 2017

Nuestra aportación al Proyecto : Mi Casa

Os dejamos nuestra pequeña aportación al proyecto que Carla y sus Compañeros han empezado a trabajar en el Colegio : Mi casa. 

La verdad es que es una gozada verla trabajar (( pintar )) con tanto esmero y ganas y aunque Papá puso sus detallitos, el esfuerzo fue suyo.

No es que fuera gran cosa, pero iba toda ilusionada con su Casa... y la historia que fue contando ... ya ni te digo... (( lo de las ventanas con las cortinas y el interior INVISIBLE.... !!!! Maravillosa 






jueves, 5 de octubre de 2017

Cómo educar las emociones de un niño

Antes de irnos a dormir, dejo por aquí un pequeño texto que trata del difícil tema de las EMOCIONES y como podemos "enseñarlas" a nuestros pequeños descubridores. Nada sencillo pero no imposible, si nos tienen a nosotros a su lado para apoyarles. 


Cómo educar las emociones de un niño
Tomar  conciencia  en la importancia de educar a los niños desde un aspecto emocional tiene poco más de 20 o 30 años. De hecho el concepto de inteligencia emocional no era algo que se haya tenido en cuenta anteriormente. Es común que padres y abuelos no sepan exactamente lo que es la inteligencia emocional pues ellos mismos han tenido que aprender este término en el día a día y con la propia experiencia pero sin una persona que los guiara (en la mayoría de los casos) a reconocer sus emociones y canalizarlas.


¿Qué es la inteligencia emocional y cómo educar las emociones de un niño?
La inteligencia emocional es la capacidad de una persona de reconocer, percibir, asimilar, comprender y sobrellevar las propias emociones y la de los demás. De este concepto parte la definición empatía.

Estrategias para educar las emociones de los niños
A continuación veremos algunas estrategias de utilidad para educar las emociones de los niños.

Aprender a tolerar la frustración
Para poder educar las emociones de los niños es importante que ellos comiencen tolerando la frustraciónTanto los padres como los docentes no podremos evitar que los niños sientan frustración, pero sí debemos enseñarles a que esta frustración forma parte de su camino hacia el éxito o meta.

Reconocimiento de la empatía
Tal como hemos mencionado más arriba, la empatía es el área de la inteligencia emocional que se dedica a ponerse en el lugar del otro, sentir sus emociones, vivenciar lo que la otra persona vivencia y, desde ese lugar, poder actuar para ayudarlo.
Es importante para los niños comprender sus verdaderas emociones y las de los demás. Entender cuando la bronca parte de una tristeza, de una desilusión o de una injusticia.
No es una tarea fácil para padres ni docentes pero por el futuro emocional y psíquico del niño es importante enseñarles el concepto y la práctica de la empatía.

Aprender a reconocer emociones
También es importante poner el nombre adecuado a las emociones. A menudo nos encontramos con un niño que parece enojado pero en verdad se trata de un sentimiento de angustia o tristeza que socava esa emoción aparente de enojo. Este no es un dato menor importancia y lo debemos tener en cuenta. Lo que sugerimos es comenzar a leer entre líneas hasta descubrir qué es lo que le ocurre en su interior al niño.

Aprender a canalizar sus emociones
No siempre los niños tienen comportamientos agradables. Es importante enseñarles cuando están enfadados y por qué motivo. Por otra parte es importante que como adultos reconozcamos lo que les sucede y que luego podamos ayudarlos para que ellos mismos comprendan su bronca, enfado, malestar, etc.

Partir de una buena comunicación
Siempre debemos estar atentos a la comunicación que los niños tengan con los adultos (padres, docentes, familiares, etc). En este punto no está demás aclarar que los niños no se acercarán a los adultos expresando en palabras aquello que los angustia, aqueja, entristece o preocupa.

Por el contrario debemos observar sus comportamientosUn niño revoltoso generalmente está llamando la atención de los docentes o padres por un motivo en particular y es importante prestar atención para poder descubrir lo que le angustia (y si no es posible, solicitar ayuda profesional).

2016 © C0pyright Educapeques